UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE BARCELONA (UAB)

Las pizarras digitales interactivas:
mañana habrá una en cada aula

© Dr. Pere Marquès Graells, 2008(última revisión: 27/08/08 )

Departamento de Pedagogía Aplicada, Facultad de Educación, UAB

PARA IMPRIMIR ESTA PÁGINA: MARGENES DERECHO E IZQUIERDO= 5 mm

funcionalidades de las PDI - elementos básicos - puesta en marcha de la PDI - exigencias y problemáticas - aportaciones didácticas - conclusiones de las investigaciones

Presentaciones multimedia: 2012: (casi) todas las aulas tendrán pizarra digital - La magia de la pizarra digital... la pones tú.


La PDI, pizarra digital interactiva (digital interactive whiteboard) es un sistema tecnológico integrado por un ordenador (generalmente conectado a Internet), un videoproyector que proyecta lo que muestra el ordenador sobre una pizarra blanca, y un dispositivo (fijo o móvil) controlador de un puntero que funciona como ratón y lápiz sobre ella.

Aunque puede se pueden montar sistemas PDI móviles (pizarras con ruedas y carritos con el ordenador y el videoproyector), aconsejamos su instalación fija en las aulas de clase, que garantice siempre su disponibilidad a profesores y estudiantes. De esta forma se facilita una rápida integración de esta tecnología en el día a día de las clases, y se reducen el deterioro y las averías de los equipos.

BECTA (British Education and Communication Technology Agency httt://www.becta.org.uk distingue tres tipos de pizarra interactiva:

- Pizarras activas (electromagnéticas). Requieren punteros específicos de cada empresa con batería. Se basan en un digitalizador electromagnético que necesita un emisor (el puntero) y un receptor (la superficie de la pantalla mediante un sistema de rejilla). Son las más precisas.

- Pizarras pasivas. Permiten la manipulación directa de los contenidos por presión del dedo o de un puntero sin batería sobre la superficie. Tienen un sistema sensor de presión en toda la superficie.

- Pizarras de infrarrojos y ultrasonidos. Con sistemas de emisión/recepción de infrarrojos y ultrasonidos. El emisor está en una cajita que se adosa a la pizarra. El receptor es el puntero. Se adhieren a una pizarra blanca y la dotan de interactividad con un puntero específico. También permiten la captura de lo que se escribe (sin estar conectado el ordenador) con el puntero complementado con una rotulador tipo velleda. Son más baratas y portables, pero menos precisas.

1.- Las pizarras digitales interactivas (PDI): funcionalidades. ¿Cúal es el valor añadido de las PDI frente a las PD?

Las funcionalidades básicas que aportan las PDI son las siguientes:

1.- Proyectar en la pizarra cualquier tipo de información procedente del ordenador o de cualquier otro dispositivo analógico o digital conectado al sistema: Internet, DVD, lector de documentos, cámara o reproductor de vídeo, antena de televisión, etc. La pizarra se convierte pues en un segundo gran monitor del ordenador que permite a profesores y alumnos visualizar y comentar de manera colectiva todo tipo de información: presentaciones multimedia y documentos digitalizados en disco (apuntes, trabajos de clase...) , vídeos, documentos en papel (que pueden capturar con una simple webcam), etc. Con ello se facilitan las explicaciones magistrales y por parte de los alumnos, la realización de ejercicios colectivos y el desarrollo de trabajos cooperativos y su posterior presentación pública a toda la clase.

Además, con la ayuda de un editor de textos se podrá proyectará cualquier información que se escriba con el teclado (definiciones, esquemas, operaciones...) como se haría escribiendo sobre una pizarra convencional, pero con muchas ventajas: no tener que utilizar la tiza, posibilidad de utilizar más letras y colores, retocar y mover textos, almacenarlo en el disco y utilizarlo en una sesión posterior o enviarlo por e-mail a algún alumno que no pudo asistir, imprimirlo...

2.- Utilizando un puntero a modo de ratón, desde la pizarra interactiva se puede controlar el ordenador. La interacción directa con el tablero-pizarra de profesores y alumnos:

- Resulta más cómoda (no es necesario recurrir al ratón ni al teclado) para interactuar con el software.
- Permite mantener más el contacto visual con el grupo de los estudiantes.
- El gran tamaño de la pantalla táctil facilita la interacción con los programas: selección de opciones...
- Facilita mover objetos por la pantalla, recurso que abre muchas posibilidades didácticas (ocultar/descubrir respuestas a las preguntas, ordenar y aparejar objetos...).
- Puede haber una triple interacción, por ejemplo: el profesor ante el ordenador, algunos alumnos ante la pizarra interactiva y el resto de la clase participando desde sus asientos.

3.- Utilizando el mismo puntero a modo de lápiz, se pueden hacer anotaciones sobre ella (que luego podrán almacenarse como un documento, imagen o presentación multimedia, en el ordenador). La escritura directa sobre el tablero-pizarra:

- Resulta más cómoda e inmediata (no es necesario recurrir al ratón ni al teclado para escribir, dibujar, combinar y mover imágenes, subrayar), pues se puede disponer en pantalla de un teclado "virtual" y no se pierde en contacto visual con los estudiantes.
- La escritura directa sobre la gran pantalla táctil resulta especialmente útil para alumnos con pocas habilidades psicomotrices que se inician en la escritura y para estudiantes con necesidades educativas especiales.
- Los subrayados permiten destacar algunos aspectos importantes de las explicaciones de manera natural e inmediata.
- Escribir directamente con el puntero sobre el tablero en algunos casos puede facilitar más la expresión de los estudiantes.
- Facilita la realización de ejercicios conjuntos escribiendo directamente sobre el gran cuaderno que constituye la pantalla de la PDI.

Las PDI vienen acompañadas de un puntero que tiene dos posiciones o funciones: puntero-ratón y puntero-lápiz

4.- Los fondos de pizarra, bancos de imágenes/mutimedias y recursos didácticos interactivos que se proporcionan integrados en el software de las PDI o en los portales de las empresas distribuidoras.

5.- El programa editor multimedia que permite la elaboración de sencillas presentaciones multimedia y materiales didácticos interactivos.

6.- Otras funcionalidades específicas del software que acompaña a las PDI: grabadora en vídeo de secuencias didácticas, zoom de pantalla, cortinas y focos para focalizar la atención, captura de imágenes y pantallas, conversión texto manual a texto impreso...

En las aulas de clase con pizarra digital, profesores y alumnos pueden visualizar y comentar ENTRE TODOS la información y los recursos de que disponen: presentaciones multimedia y documentos digitales en general (apuntes, trabajos de clase...), vídeos, documentos en papel (se pueden mostrar con una webcam o lector de documentos)... Y por supuesto toda la información que encuentren de interés en Internet. Esta cómoda posibilidad de presentar y comentar conjuntamente en el aula todo tipo de información y actividades, facilita el desarrollo de trabajos cooperativos por parte de grupos de estudiantes y su presentación pública a toda la clase.

La pizarra digital supone abrir una ventana a Internet en las clases, donde además profesores y alumnos COMPARTEN, EXPLICAN y DISCUTEN todo tipo de trabajos y documentos (digitales o no) y REALIZAN ACTIVIDADES de aprendizaje en grupo.

fup.gif (939 bytes)

2.- ¿Cuáles son los elementos básicos de una PDI? ¿Qué otros elementos las complementan? Las grandes posibilidades del lector de documentos. http://www.peremarques.net/pizinteractiva.htm

Los elementos básicos que constituyen una pizarra digital interactiva son:

- Un ordenador multimedia (no es necesario que sea un ordenador de última generación), con DVD, altavoces y micrófono. Un teclado y ratón inalámbrico pueden facilitar la participación de los estudiantes desde su propio pupitre (aunque son más caros, dan mejores prestaciones los sistemas inalámbricos bluetooth que los sistemas de infrarojos).

- Una conexión del ordenador a Internet de alta velocidad (ADSL, cable).

- Un videoproyector (cañón electrónico de proyección, mínimo 1.600 lúmens y resolución XVGA 1024x786) situado preferentemente en el techo, y accionado con un mando a distancia "con pocos botones y de uso sencillo":

..... Botón "conexión/desconexión" (power) del videoproyector.
..... Botón "en reposo" (stand by); enciende o apaga la lámpara (el elemento más débil y caro del sistema). Si no se dispone de un "interruptor inteligente", después de usar el videoproyector SIEMPRE debe tenerse un rato con la lámpara apagada y en "stand by" antes de desconectarlo. No obstante los videoproyectores actuales más modernos ya gestionan ellos mismos el refresco de la lámpara cuando se apagan.
..... Botones +/- de enfoque (si la instalación del sistema es fija no son necesarios: el enfoque siempre es el mismo).
..... Botón de conmutación entre entrada de imágenes del ordenador o entrada de imágenes del vídeo (algunos equipos no lo necesitan pues tienen detección automática de entrada).

Cuando se dispone de una instalación con "interruptor inteligente" en la pared, al pulsar "encender" se conecta el videoproyector detectando la fuente de entrada de imágenes y al pulsar "apagar" el "interruptor inteligente" se encarga de gestionar automáticamente el "stand by" previo para que se refresque la lámpara y luego desconecta el aparato. De esta manera se simplifica su uso y el mando a distancia resulta innecesario.

Actualmente hay unos videoproyectores de "proyección vertical" que se colocan encima de la PDI, con lo que reducen drásticamente las sombras que generamos al interactuar ante la pantalla, y además evitan tener que hacer instalaciones en el techo del aula. Su problema: que son muy caros.

- Una pizarra interactiva (tablero sensible capaz de detectar la posición y presión de un puntero en su superficie). Se conecta al ordenador mediante una conexión USB o inalámbrica. Para que funcione debe tener instalado y activado en el ordenador un software específico que proporciona el fabricante del equipo.

A menudo se integran en las PDI otros elementos que aumentan su funcionalidad, por ejemplo:

- Un lector de documentos. Es una cámara de vídeo con zoom integrada en un pié ajustable que permite mover la altura y el ángulo de la cámara. Resulta muy útil, sustituyendo con ventaja al retroproyector y el opascopio. Multiplica las posibilidades didácticas de las PDI ya que permite proyectar y digitalizar cómodamente cualquier documento de papel u objeto tridimensional. También funciona con un software específico, y además se puede utilizar para realizar videoconferencias.

Con el lector de documentos se pueden proyectar inmediatamente postales, fotos y recortes de prensa, imágenes y esquemas de los libros de texto, los ejercicios que los estudiantes han realizado en sus cuadernos... ya no es necesario "reescribirlos" en la pizarra de tiza para realizar su corrección pública.

En su defecto, una webcam sencilla (de las utilizadas en las videoconferencias) también puede emplearse como lector de documentos, aunque proporciona menor precisión y ergonomía.

- Un sistema de amplificación de sonido, con altavoces de potencia. Resulta especialmente necesario en las clases de Música y Lenguas Extranjeras.

- Otros: una impresora de inyección de tinta en color, un magnetoscopio sencillo (que permite la utilización didáctica de vídeos y grabaciones de programas de televisión), la conexión del ordenador a una antena de televisión convencional, cable o satélite.

fup.gif (939 bytes)

3.- ¿Cómo poner en marcha una pizarra digital interactiva (PDI)?

Los pasos a realizar son los siguientes:

1.- Conectar el ordenador y el videoproyector.

2.- Conectar la pizarra interactiva al ordenador y activar el software de la PDI.

3.- Calibrar la PDI. Si se dispone de una instalación fija, esta operación solamente debe realizarse la primera vez que se conecta la PDI (el ordenador memoriza la posición de la pizarra y sus coordenadas de calibrado.

4.- Y ya se puede tomar el puntero (que inicialmente funciona como lápiz-ratón) y empezar a interactuar con el ordenador desde la pizarra.

fup.gif (939 bytes)

4.- Exigencias y problemáticas asociadas a las pizarras digitales interactivas

Las pizarras digitales interactivas proporcionan todas las ventajas propias de las pizarras digitales simples y además aportan un claro valor añadido, ofreciendo importantes funcionalidades.

No obstante, también tienen mayores exigencias. Por una parte un mayor coste de adquisición: hay que añadir entre 800 y 2.000 euros al coste de una pizarra digital simple. Y por otra parte, con las PDI (especialmente si se trabaja con equipos portables) hay que estar pendientes del "calibrado", que es una operación secilla con la que se ajusta la precisión del lápiz-puntero en la pizarra.

Las demás exigencias son las mismas que comentamos para las pizarras digitales simples:

- Ante todo, el centro debe contar con unas infraestructuras adecuadas. El uso de la pizarra digital por parte del profesorado debe resultar cómoda: si puede ser las pizarras digitales estarán fijas en las clases o situadas en aulas específicas que los profesores podrán reservar cuando les convenga. Se requiere:

- Videoproyector fijo en el techo o anclado en la parte superior de la pizarra (reduce sombras pero es mucho más caro).
- Videoproyector con buena luminosidad (según iluminación del aula) y resolución suficiente (según prestaciones del ordenador).
- Conexión de Internet rápida y fiable. Se puede trabajar con las PDI sin Internet, pero se pierden muchas posibilidades didácticas.
- Evitar cables sueltos por la clase.

- El coste de mantenimiento (cuando hay que reponer las lámparas del videoproyector son muy caras).

- Todo el profesorado debe recibir una formación didáctico-tecnológica inicial (pueden bastar 2 o 3 horas). Esta formación debe asegurar a cada docente: las habilidades necesarias para el manejo del equipo, el conocimiento de algunos modelos de utilización y el conocimiento de algunos materiales multimedia de apoyo para su asignatura.

El conocimiento a fondo del kit de software PDI que acompaña a las PDI habrá que realizarlo poco a poco. Las posibilidades que ofrece son muchas, pero requiere un considerable tiempo de formación.

- Apoyo decidido de la dirección a la implementación de este sistema didáctico-tecnológico en el centro.

- Voluntad de cambio y mejora de la práctica docente por parte del profesorado, que algunas veces deberá invertir tiempo en buscar recursos y elaborar nuevos materiales didácticos.

fup.gif (939 bytes)

5.- Aportaciones de la pizarra digital interactiva a los procesos de enseñanza y aprendizaje


- Aumenta la participación de los alumnos. Les suele gustar salir a presentar materiales y trabajos. Permite compartir imágenes y textos. Facilita el debate.
- Aumenta la atención y retentiva de los estudiantes, al participar más.
- Motiva, aumenta el deseo de aprender de los estudiantes.
- Aumenta la comprensión: multimedialidad, más recursos disponibles para mostrar y comentar, mayor interacción. Permite visualizar conceptos y procesos difíciles y complejos.
- Permite desarrollar la creatividad, a partir de las funcionalidades que ofrece.

- Facilita el tratamiento de la diversidad de estilos de aprendizaje: potencia los aprendizajes de los alumnos de aprendizaje visual, alumnos de aprendizaje cinestético o táctil (pueden hacer ejercios donde se utilice el tacto y el movimiento en la pantalla).
- Ayuda en Educación Especial. Pueden ayudar a compensar problemas de visión (en la PDI se puede trabajar con caracteres grandes), audición (la PDI potencia un aprendizaje visual), coordinación psicomotriz (en la PDI se puede interactuar sin ratón ni teclado)...
- El profesor se puede concentrar más en observar a sus alumnos y atender sus preguntas (no está mirando la pantalla del ordenador).
- Aumenta la motivación del profesor: dispone de más recursos, obtiene una respuesta positiva de los estudiantes...
- El profesor puede preparar clases mucho más atractivas y documentadas. Los materiales que vaya creando los puede ir adaptando y reutilizar cada año.

Según los datos de la última investigación realizada desde el grupo DIM (Promethean 2006-2008), los profesores detacan que la PDI:

- Aprovecha las ventajas de la pizarra tradicional (anotaciones directas e inmediatas) junto con la interactividad y la disponibilidad de infinitos recursos.
- Hacer anotaciones, esquemas, gráficos.
- Poder manipular elementos gráficos y multimedia (mover, ocultar, modificar...), facilita la explicación de conceptos y procedimientos (procesos biológicos, representaciones geométricas, geometrías dinámicas).
- Las clases resultan más dinámicas y motivadoras al salir profesor y alumnos a interactuar directamente con el puntero (más autonomía, mejor que hacerlo desde el ordenador con el ratón). Resultados inmediatos y mayor creatividad. Gusta a los alumnos.
- Facilita la realización de ejercicios interactivos y correcciones colectivas que aumenta la posibilidad de participación del alumnado (implicación grupal).
- Acceso rápido y en todo momento a la información que se comparte a toda la clase (recursos compartidos) y mejor interacción recursos – actividades - alumnos - profesor.
- El profesor es el centro de atención al estar ante la PDI sin dar la espalda y dispone de todas las herramientas para mostrar imágenes atractivas, focalizar la atención donde convenga, ampliar información en Internet y adaptar los materiales a los alumnos en cada momento.
- Almacenamiento de pantallas y sesiones para aprovecharlas en otro momento.
- El software específico Activprimary y ActivStudio: sus actividades, disponer de más de una superficie de trabajo (rotafolios), grabar vídeo, ACTIVOTE…

fup.gif (939 bytes)

6.- Conclusiones de investigaciones recientes sobre PDI realizadas desde el grupo DIM

6.1.- Conclusiones de la investigación SMART 2005

- Conviene que los profesores y los estudiantes dispongan de la PDI adecuadamente integrada en las aulas de clase, con el fin de que puedan utilizarse inmediatamente en cualquier momento en que pueda ser preciso y no sea necesario desplazar a los estudiantes a otra aula para poder disponer de ella.

- La PDI, básicamente un instrumento de comunicación entre docentes y discentes de una clase, permite al profesorado la aplicación tanto de metodologías tradicionales centradas en la enseñanza como metodologías centradas en los estudiantes y sus procesos de aprendizaje.

- Se observa que al utilizar la PDI el profesorado mantiene la tendencia a integrar y dominar primero los nuevos recursos didácticos y tecnológicos en sus actividades habituales (explicaciones magistrales, presentación de actividades y recursos...) antes de explorar las nuevas posibilidades que estos pueden comportar (presentación de trabajos y recursos por parte de los estudiantes, corrección colectiva de ejercicios, apoyo a los debates en clase, comunicaciones on-line...).

- Así, una mayoría de los profesores que utilizan la PDI considera que las nuevas posibilidades de aplicación didáctica de este instrumento les ha llevado a innovar en sus metodologías didácticas.

- La PDI resulta útil en todas las asignaturas y niveles educativos, proporcionando muchos recursos visuales y nuevas posibilidades metodológicas que facilitan la presentación y comprensión de los contenidos, el tratamiento de la diversidad, el aprovechamiento educativo de Internet, la realización de actividades más dinámicas y una mayor motivación y participación de los estudiantes.

- Considerando estas aportaciones del punto anterior, los profesores y los estudiantes consideran que se puede aprender más y mejor con la PDI, aunque esto siempre dependerá de la idoneidad de las metodologías docentes que apliquen en cada actuación formativa. Aunque para muchos docentes aún es demasiado pronto para poder afirmarlo, la mayoría del profesorado que utiliza la PDI considera que las mejoras producidas en los aprendizajes con la aplicación de estas nuevas metodologías pueden contribuir a reducir el fracaso escolar.

- Los profesores y los estudiantes prefieren hacer las clases con la PDI. Por supuesto no de manera indiscriminada, solamente cuando el tema y las actividades que se realizan lo aconseja. Los profesores que empiezan a utilizar la PDI en su aula de clase, ya quieren seguir utilizándola siempre.

- Frente a la PD simple, los profesores destacan las siguientes ventajas de la PDI como un valor añadido: la comodidad de la interacción directa sobre la PDI sin necesidad de usar el teclado o el ratón, poder escribir de manera manuscrita y subrayar sobre la pizarra, almacenar pantallas y recuperarlas,las funcionalidades del software asociado a la PDI que facilita la elaboración de recursos (Notebook...). En el caso de los alumnos de los primeros cursos y de educación especial, la posibilidad de interactuar con la mano con imágenes y texto les permite realizar algunas actividades educativas que de otra manera no serían posibles.

- Como problemas asociados al uso la PDI destacan la sombra que el usuario puede hacer sobre la pantalla y a veces la falta de precisión táctil que dificulta la escritura y el uso del puntero en ella. Ambas dificultades pueden solucionarse con un poco de práctica: buscando en cada momento la mejor posición para reducir la sombra y ejerciendo una presión adecuada al escribir.

6.2.- Conclusiones de la investigación Promethean 2006-2008

Los profesores que han participado en la investigación han integrado progresivamente la pizarra digital interactiva en muchas de las actividades que realizan habitualmente con sus estudiantes: explicaciones magistrales, realización de búsquedas en Internet y de ejercicios entre todos, corrección colectiva de tareas, presentación pública de recursos y trabajos por parte de los estudiantes…

En la valoración de las ventajas que comporta el uso de la pizarra digital interactiva hay casi unanimidad en que potencia la atención y la motivación del alumnado y permite acceder en el aula a muchos recursos que facilitan la comprensión de los temas.

Además, un alto porcentaje del profesorado considera que facilita el aprendizaje en general y el logro de los objetivos educativos, aunque luego no consideran que mejoren significativamente sus calificaciones. También manifiestan que se logra una mayor implicación del alumnado y se facilita la realización de actividades colaborativas.

La mayoría del profesorado manifiesta también que le motiva y satisface el uso de la pizarra digital interactiva y considera que facilita la innovación didáctica. Quizás por ello, aunque en general se considera que exige un significativo trabajo extra para el profesorado, la mayoría creen que merece la pena hacerlo por los resultados que obtienen. Y el 88% piensa seguir utilizándola en próximo curso.

fup.gif (939 bytes)


http//www.peremarques.net
http://www.pangea.org/peremarques